¿Qué es Entre Culturas?



sábado, 10 de septiembre de 2011

MUNDO ACTUAL, NUESTRA HISTORIA MÁS RECIENTE (V)

LAS DICTADURAS MILITARES EN AMÉRICA LATINA

( 1970- 1990)


          La década de los 70 se inició con una serie de cambios  que marcarían el curso de la Historia.  El Watergate en EEUU protagonizado por las escuhas ilegales en la Casa Blanca durante el gobierno de Nixon, la crisis energética del petróleo que sacudió a todas las potencias internacionales, el conflicto árabe - israelí, el final de la Guerra del Vietnam o la revolución islámica radical en Irán que supuso el liderazgo de Ayatolá R. Jomeini y el alejamiento de la influencia occidental en este país, fueron algunos de los acontecimientos  que marcaron toda una época.


         Pero sin duda los sucesivos golpes de estado y las consiguientes dictaduras militares en América Latina supusieron un episodio digno de recordar para el acontecer histórico.

          Debido al auge del socialismo y de las corrientes marxistas generadas en Latinoamérica a inicios de la segunda mitad del siglo XX, con el único objetivo de instaurar unas democracias de progreso y de socializar los medios de producción, Washington, temeroso del acercamiento de estos países del Cono Sur a la ideología de la URSS ( tal y como había sucedido en Cuba y en diversos países africanos),  inició un proceso de militarización dictatorial que desembocó en unas consecuencias terribles para la población.

          Varios años atrás ya se habían iniciado las revueltas populares en México, con la revolución de lideres como Emiliano Zapata o Pancho Villa, con el único objetivo de devolver las tierras a los campesinos.




          En Venezuela a inicios del siglo XX se instauró una de las primeras dictaduras militares de América Latina que duraría, con una serie de altibajos de consideración, hasta prácticamente el año 1961 que fue cuando se firmó la Constitución. Nicaragua fue invadida por Estados Unidos en 1910 y fue en  1979, gracias a la guerrilla Sandinista, cuando derrocaron a la dictadura. En Brasil un golpe de estado en 1964 vino sucedido de una dictadura militar del ejército brasileño con el apoyo de los Estados Unidos que duró hasta 1985. Otras dictaduras del mismo estilo se produjeron en países como Paraguay, Bolivia, Colombia, Costa Rica, Cuba, República Dominicana, El Salvador, Ecuador, Guatemala, Haití, Honduras, Panamá, Perú y Uruguay.

        El llamado Plan Cóndor ideado desde Washington para controlar  casi todo el teriirtorio latinoamericano, y basado en la Doctrina Truman, "América para los americanos" fue el promotor de dichos acontecimientos. Pero sin duda, dos de los golpes de Estado y sus posteriores Dictaduras, que más se hicieron eco en el panorama internacional fueron las de Chile y Argentina.

         Corría el año 1973 cuando Salvador Allende, Presidente electo democráticamente en CHILE, vio como el 11 de septiembre de ese mismo año, Augusto Pinochet, comandante en Jefe del Ejército, dio un golpe de estado que hizo que Allende se suicidara al ser bombardeado el Palacio Presidencial ( La Moneda) antes de ser asesinado por los golpistas. En este periodo se estableció la represión política y se produjeron diversas violaciones de los derechos humanos sobre la población contraria al Régimen Militar. Las consecuencias fueron devastadoras, más de 1.000 detenidos desaparecidos, 3.000 asesinados, más de 35.000 torturados y alrededor de 200.000 exiliados, fueron el balance con el que se saldó dicha represión. La dictadura duraría hasta el año 1990 cuando Pinochet se vió obligado a iniciar un proceso de transición democrática que hizo que la población chilena pudiese respirar nuevos aires de libertad, pero sin olvidar el daño que se había producido en miles de familias.





          En ARGENTINA, el 24 de marzo de 1976, se produjo otro Golpe de Estado, similar al chileno, dirigido por el Jefe del Ejército Argentino, Jorge Rafael Videla que se convertiría en Presidente del país hasta el año 1981 bajo un mandato dictatorial de lo más represivo. Fue considerada como la dictadura más sangrienta de la historia de Argentina. Se caracterizó por el terrorismo de estado, la constante violación de los derechos humanos, la desaparición y muerte de miles de personas, el robo sistemático de recién nacidos, y otros crímenes contra  la humanidad. En el año 1983 la democracia pudo ser restablecida.




         Uno se queda sin palabras ante tales atrocidades ocurridas hace apenas 30 años. Uno recuerda como en Chile al cantautor Victor Jara  le cortaron los dedos y la lengua en pleno concierto para hacerle callar para siempre, antes de ser asesinado en el Estadio Nacional de Chile. Uno se une al dolor de las llamadas Madres de la Plaza de Mayo en Argentina, que aún en la actualidad luchan por esclarecer las desapariciones, torturas y asesinatos de sus hijos. Uno se para a pensar en si este mundo en el que vivimos es merecedor de tanta injusticia. Uno, en definitiva, prefiere no olvidar estos acontecimientos con el único fín de que no se vuelvan a repetir nunca jamás.