¿Qué es Entre Culturas?



sábado, 12 de noviembre de 2016



MUNDO ACTUAL, NUESTRA HISTORIA MÁS RECIENTE (VIII)

La revolución cubana. El Che



          No cabe duda de que la revolución socialista en Cuba a mediados del siglo XX marcó un antes y un después en el devenir de las democracias en América Latina y el nacimiento de una nueva mentalidad en la población contraria a los regímenes dictatoriales de tintes fascistas
.
            Pero los resultados de la guerrilla cubana no fueron los esperados para todos los protagonistas. Unos optaron por la vida política, otros por seguir manteniendo encendida la mecha de la revolución y la lucha armada. Fueron los casos de Fidel Castro y el Che Guevara respectivamente.

            Ernesto Guevara de la Serna  nace un catorce de junio de 1928 en Rosario (Argentina). Su padre es constructor y su madre una mujer enamorada de la literatura, lo que hará que su hijo Ernesto se empape de una gran dosis de cultura que no abandonará hasta sus últimos días.



ERNESTO DE NIÑO


            Su infancia transcurre “entre algodones” debido al asma que padece, pero lejos de encontrar cura a su enfermedad, los médicos le aconsejan “abrirle las puertas al exterior”. Desde ese momento, Ernesto toma contacto con la naturaleza descubriendo lo fascinante de esta y de sus componentes.  En su adolescencia compagina sus expediciones por el campo con la práctica deportiva y con la lectura. De entre sus autores favoritos se encuentran Baudelaire, Shakespeare o Federico García Lorca. A los diecinueve años comienza a estudiar medicina.

            La situación política en Argentina tiene como protagonista a Juan Domingo Perón (presidente del país), pero la familia de Ernesto no “comulga” con sus planteamientos para con el pueblo argentino. Ernesto piensa que el populismo es “insuficiente para resolver los problemas del pueblo”.



PERÓN Y EVITA


            En 1951 su vida dará un giro inesperado que predeterminará su futuro. Su amigo Alberto Granado y él deciden enrolarse en un viaje por Sudamérica para conocer más de cerca la vida de los pueblos precolombinos. La Poderosa II (motocicleta que utilizan para el viaje) será el trampolín desde donde Ernesto y Alberto se lanzarán al descubrimiento de países como Chile, Perú, Colombia, Brasil o Venezuela. En todos estos territorios analiza las diferencias sociales de sus habitantes, las condiciones de miseria en las que viven algunos de ellos y  las injusticias políticas que azotan a la gran mayoría de la población andina. Finalmente, y tras siete meses de viaje, los compañeros y amigos se separan. Ernesto redactará un diario de este viaje titulado Notas de viaje.



ALBERTO GRANADO, EL CHE Y LA PODEROSA II


Ernesto Guevara volverá a Argentina, pero su conciencia política ha despertado y pronto inicia un nuevo viaje que le llevará a Costa Rica y Guatemala. Allí conoce a exiliados cubanos y se convierte en fiel admirador de la política del presidente guatemalteco, Jacobo Arbenz. Es en ese momento cuando conoce a su primera mujer, Hilda Gadea, revolucionaria y defensora de la lucha armada si fuera necesario para vencer al opresor.

Tras varios episodios de violencia contra el gobierno democrático de Arbenz por parte de Estados Unidos y sus aliados, Ernesto y Hilda marchan a México en donde se mezclarán con revolucionarios cubanos que preparan una operación armada contra el dictador cubano Batista. En 1955 conoce a Fidel Castro y a su hermano Raúl y pronto se puede apreciar la complicidad entre todos ellos; el objetivo es acabar con “el tirano Batista”. Dos años antes, en 1953, había existido un movimiento de liberación (que sería el germen del éxito de la revolución cubana), el llamado “M 26-7” (movimiento del 26 de julio), que había fracasado. Fidel y los suyos fueron arrestados por el ejército cubano de Batista.



ERNESTO Y HILDA


 El Che, apodado así en México por comenzar o terminar todas sus frases con la interjección “che”, comienza sus entrenamientos en la guerrilla y en el arte de la guerra a los 27 años; esto, unido a su categoría de médico, le abrirá las puertas a un lugar privilegiado dentro de los altos mandos de la guerrilla. Fidel Castro pronto descubre las dotes de inteligencia y diplomacia de Ernesto, por lo que se convierte en poco tiempo en uno de los líderes indiscutibles de la Revolución Cubana.

Una vez en libertad, comienzan los preparativos para la liberación definitiva de Cuba. El veinticinco de noviembre de 1956 a las 1:30 horas de la madrugada, ochenta y dos hombres suben a bordo de un yate americano llamado “Granma”. Camilo Cienfuegos, Fidel Castro y el Che Guevara, entre otros, zarpan a bordo del Granma desde México en dirección a las costas cubanas. Tras siete días de navegación y con algún que otro contratiempo, como las adversidades meteorológicas, se refugian en la cordillera llamada Sierra Maestra desde donde comenzará la recuperación de territorios batistianos a favor de una Cuba Libre.



CAMILO, FIDEL Y ERNESTO


Se sucederán contiendas trágicas con el ejército cubano, pero con paso firme los guerrilleros barbudos van reclutando campesinos guajiros que se unen a la causa. Fidel Castro y su hermano serán los encargados de liberar la zona sur de la isla, concretamente Santiago de Cuba. Camilo Cienfuegos y el Che Guevara pondrán rumbo al norte.

Tres años después toca librar la batalla definitiva. En la población de Santa Clara el ejército de Batista lanza una ofensiva contra los rebeldes con el famoso “Tren blindado”, un convoy de vagones cargado de diferente munición y de cientos de soldados se dispone a dar el golpe definitivo a los guerrilleros cubanos. Pero el resultado, aún con inferioridad de medios, cae de la balanza de los guerrilleros. El tren descarrila tras ser acorralado y el fin de la dictadura de Batista se hace realidad. La Revolución cubana, puede decirse,  ha triunfado.



ENTRADA TRIUNFAL EN LA HABANA



El tres de enero de 1959 La Habana es tomada por Ernesto y Camilo; Santiago es tomada por los Castro, entre otros. Es ahora cuando empieza la dura labor de organizar y gestionar el territorio. Es ahora cuando las discrepancias entre unos y otros se hacen visibles.

Tras varios ensayos fugaces de nombramientos de presidentes cubanos, Fidel Castro toma el poder de Cuba. El Che es nombrado ministro de Economía en primera instancia, después se convertirá en ministro de Industria. Pero la ideología política del Che choca con ciertos sectores comunistas más cercanos a Moscú que a La Habana.

Aún así, el apoyo de los rusos y su enemistad con Estados Unidos es cada vez más una realidad. Por un lado, los norteamericanos, con J. F. Kennedy a la cabeza, hacen lo posible por desmoronar el régimen cubano. La crisis de los misiles, el suceso en Bahía de Cochinos y el bloqueo económico sobre la isla por parte de Estados Unidos desvelarán las estrategias políticas de las dos grandes potencias protagonistas de la Guerra Fría, EEUU y URSS. Ciertos intereses económicos, que hacen ver como las grandes potencias “hacen la vista gorda” por sus propios beneficios, no agradan para nada al Che.



KRUSCHEV Y KENNEDY


En los últimos días de 1965, seis años después del triunfo de la revolución cubana, el Che arremete en un discurso en Argelia, coincidiendo con uno de sus numerosos viajes, contra Moscú y el Partido Comunista de Nikita Kruschev, lo cual le distanciará de Fidel Castro y de Cuba. En una carta escrita a Fidel Castro, el Che relata: “hago formal renuncia de mis cargos en la dirección del partido, de mi puesto de ministro, de mi grado de comandante, de mi condición de cubano”.

 Es el momento en que Ernesto, el argentino, se plantea abandonar el país para dedicarse de nuevo a la guerrilla y a la libertad de los campesinos oprimidos en otros lugares lejanos. Fija así su objetivo, viajar al Congo Belga para iniciar un proceso de liberación similar al que años atrás comenzara en Sierra Maestra. Se despide de su familia en una carta en donde dice: “otra vez siento bajo mis talones el costillar de Rocinante”.

Corre el año 1965, el Che tiene treinta y siete años. Recluta alrededor de ciento cincuenta soldados, todos de raza negra, y llega al Congo. En marzo del año siguiente, habiendo dejado una mecha encendida que no se apagará en algunos países africanos como Angola, abandonan el territorio africano. En el Congo, su trabajo se centró en formar guerrilleros, no en combatir. El regreso se precipita por la falta de unidades revolucionarias.



EL CHE EN EL CONGO


Una vez de vuelta se fija otro objetivo, Bolivia. Ahora viene a combatir contra el gobierno del presidente Barrientos. Es noviembre de 1966. Con un pasaporte falso, Ernesto se introduce en La Paz para empezar a mover sus hilos. Tras diferentes escaramuzas entre los guerrilleros y el ejército boliviano, el Che y los suyos empiezan a sentir cierto grado de resignación y decepción. Los campesinos de Bolivia no son como los guajiros cubanos. En ocasiones delatan a los guerrilleros cubanos por lo que sus efectivos cada vez son menos. Al mismo tiempo el territorio que van liberando es cada vez menos extenso.

El ocho de octubre de 1967 un campesino denuncia la presencia de los pocos guerrilleros que quedan en la quebrada del Churo (Bolivia) y un grupo militar formado por casi trescientos cincuenta hombres apresan al Che y a sus colaboradores.


DETENCION DEL CHE


El nueve de octubre, con el beneplácito de la CIA, Ernesto Guevara es asesinado tras una ráfaga de una metralleta. Después “le dan un tiro de gracia en el corazón”. Con la edad de treinta y nueve años, el Che ha pasado a la Historia.


CADÁVER DEL CHE



         Tras varios días de reposo de su cadáver en una fosa común de La Higuera, donde Ernesto fue asesinado, el cuerpo del Che es reclamado por las autoridades cubanas y en particular por Fidel Castro. El cuerpo sin vida del comandante es trasladado a la localidad de Santa Clara en donde actualmente se erige un mausoleo en su honor en el que se puede leer la famosa frase que hizo popular el protagonista de este artículo, “hasta la victoria siempre”.