¿Qué es Entre Culturas?



domingo, 20 de noviembre de 2016




TCHONÂ ÍN PÁ

 El abrazo de la música


                El ambiente que se respira en el vestíbulo de la Biblioteca Pública del Estado de Ciudad Real el día de la charla concierto organizada por Liana y Celia transmite buenas sensaciones. Sonrisas, besos y abrazos esconden un cierto grado de nerviosismo antes de que comience este ansiado acto.

Por primera vez, en esta ciudad, vamos a poder asistir a una charla concierto que, acompañada de una exposición de instrumentos de diversos territorios, nos ofrecen las organizadoras junto a un gran grupo de amigos, familiares y artistas. En poco más de dos horas, nos expondrán los lugares que han visitado y en los que la música, que es su verdadera pasión, tal vez sea lo que les ha guiado por el camino del saber y la inspiración.



El periplo ha empezado. La música de ambiente nos invita a sumergirnos en un camino mágico que nos lleva casi sin darnos cuenta a Colombia. 


Interpretación de vallenato


El primer estilo musical que cobra protagonismo es el vallenato, un género propio de las costas caribeñas colombianas que nace siendo mezcla de influencias afrocolombianas y europeas. Así, los instrumentos utilizados son el acordeón (procedente de emigrantes alemanes), la caja vallenata y la guacharaca (propios de los indígenas afrocolombianos) y la guitarra, que al igual que la organización estrófica y la métrica, tienen esencia española.

Acordeón, caja vallenata y guacharaca
 A continuación, nos 
deleitan con una cumbia representada
por dos bailarines.
La cumbia viene a ser la danza
tradicional, mezcla musical de
indígenas y negros esclavos
durante la época de la 
conquista.




video


El viaje prosigue rumbo a Grecia, la música rebética toma protagonismo. Este estilo musical entra en escena con la interpretación de tres canciones propias del estilo griego mas marginal que se interpretaba en los bajos fondos de la ciudades griegas. La guitarra y el buzuki (especie de laúd) amenizan con sus notas al publico allí asistente. 


Interpretación música griega


Cuenta la leyenda que los primeros buzukis estaban hechos con una calabaza (caja de resonancia) y tripas de gato (cuerdas) y que sus propietarios, marginales en su mayoría, las portaban incluso hasta dentro de las cárceles, escondidas en sus chaquetas para que los guardias no pudieran verlas y así poder disfrutar de la música en cautividad. 


Y casi sin apenas darnos cuenta, aparecemos en el Magreb africano para llegar a Marruecos. El derbake (instrumento de percusión árabe) marca el compás por excelencia de la música marroquí. Utilizado para acompañar a la danza del vientre o shikat el derbake es ideal para marcar ritmos africanos, y así lo podemos comprobar en una improvisación que resulta ser de lo más amena.


Niños y mayores improvisando en el acto


Además de los ritmos africanos, nos presentan la danza típica marroquí, el gnawa, que no es sino un ritual místico para llegar al trance. Realmente, todo un espectáculo digno de ver.

Nuestro rumbo cambia. A cientos de  kilómetros de Marruecos llegamos a Nepal. El viaje de Celia y Liana por los rincones del Himalaya ha marcado un antes y un después en sus vidas. Nos cuentan sus vivencias, los rostros que se dibujan en los habitantes, los bailes, música y rituales que acompañan a esta sociedad tan interesante.

Con respecto al ámbito musical nos presentan los cuencos tibetanos. No solo nos deleitan con sus armónicos sonidos, sino que también nos explican sus cualidades curativas.

Cuencos tibetanos

La gran variedad de instrumentos nepalís, como la trompeta tibetana, los platillos budistas (tingsha), el madal o tambor tibetano, la flauta india (bansuri) o el sarangui (especie de violín tocado con arco) acompañados de la guitarra, son los componentes perfectos para viajar al son de su melodía a caballo entre China y la India.


Música tibetana

Finalizamos nuestro viaje por Nepal deleitándonos con una melodía de las más sonadas en el país; se trata de la canción Resham firiri. Es, sin duda, uno de los temas más cantados en Nepal y que incita en cierto modo a la meditación. 





De camino a nuestro último destino, Brasil, hacemos una breve parada en Senegal.  Los instrumentos mas destacados de esta singular región africana son el yembé, originario de los mandingas de Malí, el tama, que suele tocarse con una sola mano y el dum dum que viene a ser un bajo de una sola cuerda.


Tama de Senegal


Sin duda, una de las interpretaciones más animadas fue la de la canción Fatou yo, que Ivi nos interpretó con inmensa dulzura. Se trata de la historia cantada de una niña senegalesa que estaba muy feliz pues pronto podría crecer. Tal vez su felicidad se refleja aquí al superar la infancia que tan corta resulta, a menudo, en países con pocos recursos como Senegal.

video


Y llegamos al último destino de nuestro intenso viaje. Brasil es y será cuna de artistas, de ritmos, de tambores y danza. 

No sería justo hablar de Brasil y no comenzar citando el ukelele. Este instrumento, de moda hoy en el mundo occidental, tiene unos orígenes e influencias múltiples; desde Portugal al País Vasco y pasando por Angola, este instrumento se hace un hueco en el país carioca.

Ukelele

 El agogó (instrumento en forma de campana) o el birimbao (instrumento parecido a un arco con una calabaza como caja de resonancia) son algunos de los objetos utilizados en la samba. La historia y origen del birimbao no deja indiferente a nadie pues, se cuenta, que este instrumento llegó a Brasil de mano de los esclavos angoleños llevados a América del sur y que servía para acompañar al baile de la capoeira. El origen de esta danza lo encontramos en las plantaciones donde los esclavos trabajaban y bailaban, flexionando las rodillas y curvando el tronco, para no ser vistos por los grandes terratenientes.


Birimbao





Y llega el momento de despedirse. Sin duda, veladas como esta merecen, y mucho, la pena. Las emociones que nos han transmitido cada uno de los instrumentos musicales y la huella cultural de los pueblos que hemos visitado ha sido muy gratificante. Si a todo ello le sumamos el fin de "fiesta", con la actuación del grupo de batukada "Tukumanchanga", el éxito está asegurado.

Tukumanchanga
Pero no sería justo terminar este artículo sin un poco de música, ya que al fin y al cabo es la verdadera protagonista de esta iniciativa. No dejéis de ir a visitar la exposición a la Biblioteca Pública del Estado de Ciudad Real, pues hasta el 30 de noviembre os espera con los brazos abiertos. Puedo asegurar que no os decepcionará.





Arsenio